‘Here´s to you’, Joan Báez, Morricone y Kojima

peaceHere’s to you, Nicola and Bart
Rest forever here in our hearts
The last and final moment is yours
That agony is your triumph

Here´s to you es una canción que tiene su historia, y como tal, creo pertinente dedicarle unas palabras, o unas líneas. Con música del gran Ennio Morricone —del que cualquier comentario es tontería a estas alturas— y letra de Joan Báez, formaba parte de la interesante película dirigida por Giuliano Montalvo, Sacco y Vanzetti (1971), basada en la historia real de Nicola Saco y Bartolomeo Vanzetti, dos inmigrantes anarquistas italianos condenados a muerte en 1927 en Massachusetts por dos supuestos asesinatos que nunca cometieron. La sentencia fue propiciada e impuesta por aquellos que se autoproclamaban defensores de la democracia y la justicia (siempre igual, cuántos latrocinios se han cometido en su nombre), cuando en el fondo eran los verdaderos verdugos de la libertad y la igualdad, exactamente como estamos padeciendo hoy, con unos infames que están acabando con todo rastro de dignidad y bienestar enarbolando el estandarte de una supuesta democracia. Aquella condena —condena política, ideológica y racial— supuso una ola de indignación casi mundial, porque para muchos ese crimen —toda sentencia a muerte es un vil y cruel crimen— fue producto del profundo sentimiento racista, capitalista y antianarquista que imperaba en aquel conservador, retrógrado y demente estado.

La voz de la mencionada canción, magnífica y deliciosa, casi opalescente, es de Joan Báez, cantante estadounidense cuya carrera estuvo marcada por la reivindicación y la protesta, cantando a la libertad y a los derechos universales, esos que todos deberíamos tener y que por supuesto no tenemos. Moviéndose por terrenos folk y countries, su música casi siempre se dirigió, muchas veces junto a su amigo Bob Dylan, a ponerle voz a las libertades y las igualdades, siendo una artista siempre comprometida y preocupada por hacer este mundo un poco menos penoso, si es que eso es posible. Incluso se negó a pagar parte de sus impuestos, lo que le costó varios pasos por prisión, tal era su grado de compromiso —y de sentido común— porque no quería que su dinero fuera para financiar la guerra. Creo que este tipo de personas merecen toda la admiración posible, y la mía la tienen. Son espíritus que toman conciencia de la tremebunda injusticia que impera en un mundo cada vez más demencial, que intentan cambiar algo por muy poco que sea, que insuflan esperanza en muchas almas maltratadas, y que saben que viven en un sistema injusto y asesino. Joan Báez era una de esas artistas que vehiculó su inconformismo e indignación a través de su arte —su música—, para dejar claro que todos tenemos derecho a una existencia digna, donde prime la igualdad por encima de todo.

Y este tema, tan hermoso por lo que entraña y significa, lo tomó otro gran creador cuya obra, en una vertiente totalmente distinta, casi transita por la misma protesta y reivindicación. Hablo del genial director de videojuegos Hideo Kojima, que en la cuarta iteración de su gran historia, incluyó en su banda sonora este Here´s to you (en una preciosa versión cantada por Lisbeth Scott, vocalista de varios éxitos de algunos compositores de Hollywood). Poco tengo decir más sobre este hombre y lo que nos ha ofrecido, hace algún tiempo ya analicé el impacto e importancia de su Metal Gear Solid en la actualidad en un apasionado artículo. Y en él hablé de la profunda carga antibelicista que desprende cada entrega de la serie, y del importante paso que dio en su última parte, Peace Walker, donde Kojima por fin desataba todo su ideario, y colocaba a su gran héroe —qué falto está este mundo de héroes, ¿verdad?— en el lado de los oprimidos, de los luchadores, en este caso aquellos seguidores de Augusto César Sandino de Nicaragua, y no duda en citar y alabar a Sartre o a Kant en su alegato pacifista, importándole muy poco lo que pudieran pensar los ignorantes de turno. Y toma parte, se implica para gritar por la paz, por la armonía entre pueblos, por la abolición de las fronteras, algo que siempre ha estado en su obra pero de una forma más subyacente, más velada (no en vano el símbolo de la organización de Peace Walker es Pangea, aquel supercontinente donde todas las tierras estaban unidas en una sola).
E igualmente, esta misma canción (la original), la utilizó para ambientar el extraordinario tráiler de la nueva y esperadísima entrega de su franquicia (pese a la malísima noticia de que su protagonista no contará con su doblador habitual, David Hayter, quizá la voz más personal de toda la historia de los videojuegos), en lo que vuelve a ser una declaración de intenciones, y más cuando el propio Kojima ha declarado su deseo de ofrecer una historia realista tocando temas tabú y que pueden resultar polémicos (esperemos que lo dejen).
Viendo los últimos pasos dados en la saga, creo que el genio japonés se va a implicar para elevar su gran canto a la paz aún más allá de lo que ya ha hecho, porque él ya no tiene nada que demostrar y, creo, va a volcar en esa quinta parte su gran talento en dar un golpe sobre la mesa y gritar con todo el ímpetu de su enorme imaginación y maestría que la guerra no es más que la herramienta de los poderosos para subyugar y dominar, para colmar unas ansias de poder irrefrenables casi inherentes al ser humano («el estado natural del hombre es la guerra», decía Kant).

¿Y por qué Hideo Kojima elige precisamente esta canción, con una evidente carga de protesta, dedicada a dos famosos anarquistas, para acompañar las primeras imágenes de su nueva obra? Atreviéndome a aventurar lo que está preparando, creo que nos ha orientado en la dirección en la que va a discurrir su nueva creación. Sus personajes seguirán gritando, aún más fuerte si cabe, aquel ideal, cargado de libertad y humanidad —y anarquía— con la que cerraba la anterior entrega: «Olvidaremos nuestros países. Dejaremos atrás las patrias para ser uno con la Tierra. No tenemos nación, ni filosofía, ni ideología. No lucharemos por un país ni por un gobierno, sólo por nosotros. No necesitamos un motivo para luchar…».
Porque el hombre debe ser libre, no puede estar sujeto a poderes ineluctables que lo aprisionen; el poder, los países, las fronteras, las clases sociales, todo ello son cadenas que coadyuvan a la esclavitud disfrazada, no necesitamos que nadie nos diga lo que tenemos que hacer ni cómo debemos actuar; esa es la verdadera libertad, el hombre desencadenado, y es a la vez la gran utopía a la que aspira, o debería aspirar, la humanidad.

A continuación, dejo tres versiones de Here´s to you:

– Original, de E. Morricone y Joan Báez:

– Versión de Harry Gregson-Williams para Metal Gear Solid 4:

– Orquestal, dirigida por E. Morricone:

Anuncios

10 comentarios

    1. Muchas gracias!!

      Me gusta

  1. Poco que añadir Santi, tu texto y la cancion, hablan por si solos¡¡

    Me gusta

    1. Gracias, ya sabes que tengo debilidad por esta saga!!

      Me gusta

  2. […] mi anterior entrada, comentaba aquel terrible asesinato de dos anarquistas italianos, Sacco y Vanzetti, cuyo único […]

    Me gusta

  3. Cuando divise el trailer de agosto de ground zeroes me percate del mensaje subliminal del juego que no era otro que lo que señalas en tu entraza, esa pieza musical que intrinsicamente trae aparejada un mensaje de protesta (muy populares en la epoca en la que transcurre la nueva aventura de nuestro querido big boss), viendo tu entrada pense en que ninguna pagina “acreditada” de difusion de opinion se hizo eco de algo tan revelador, como el tema que subyace en la banda sonora que a todas luces deja entreveer el camino por el cual transitara el guion (despues de peace walker queda mas claro aun) en metal gear rising ya en los confines de la trama raiden encara a “un senador” que relata que EE.UU mantiene su estatus a traves de guerras, dominacion y subyugacion para no alterar el orden mundial, despues de apreciar el trailer de Metal Gear Solid V: The phanton pain, no veo la hora de que de verdad salga a la venta, hay mucha espectativa por el poder grafico, jugable y argumental de esta nueva pieza, pero a buen seguro que gente como tu y yo lo que aguardamos realmente es un mensaje politico a estilo kojima, que se filtre sutilmente en la obra, felicidades por la entrada santi, como siempre muy buenos apuntes, Saludos!!

    Me gusta

    1. Es lo que más me gusta de Kojima, su compromiso por lanzar un enorme mensaje de paz a través de un juego teóricamente de acción. Y conociéndolo, que es tan amante del detalle y los secretos, su obra hay que analizarla minuciosamente, porque no hay nada al azar, todo, hasta lo más nimio, tiene un significado. No hay más que ver la magistral campaña que ha habido antes de anunciar que ‘The Phantom Pain’ era la quinta parte. Esperemos que no se demore mucho la nueva entrega, que estamos todos espectantes. El Rising aún no lo he jugado, a ver si me hago con él, pero es muy bueno lo que dices…

      (Por cierto, ¿tú te has dado cuenta de que al final del tráiler este último, cuando Big Boss está en la moto fumando, tiene una especie de cuerno en la frente? Me quedé muy extrañado y no sé qué será eso…)

      Muchas gracias por tus palabras, y un saludo!!

      Me gusta

      1. Jaja, este hideo la verdad que siempre hypeando, nadie se mueve mejor que el en este mundo del hypeo, eso del cuerno me recuerda a coña barata que luego no cobrara ni la mas minima transcendencia, me recuerda mucho al revuelo que se origino, cuando en los trailers de guns of the patriots incluyo a un joven snake cuando en realidad, era un camuflaje alternativo, ¿david hayter fuera de mgs? Me huele a trolleada tambien, kojima es de los mejores publicistas que existen, con esas “tonterias” ingeniosas logra que no se aparte la atencion del producto, eso si, el nivel de espectacion que esta creando con su nueva obra, nunca se vislumbro asi, espero que esta entrega va a ser algo “grande” de verdad, saludos!

        Me gusta

      2. Sí, es un genio del hypeo!
        Esperemos que cumplas las espectativas!!

        Me gusta

  4. […] mi anterior entrada, comentaba aquel terrible asesinato de dos anarquistas italianos, Sacco y Vanzetti, cuyo único […]

    Me gusta

A %d blogueros les gusta esto: